[metaslider id=5000]

Hector Laplace – AOMA

By on mayo 11, 2013
aoma laplace

Hector Laplace Secretario General de AOMA

“Hay que construir consenso institucional”

El máximo referente de los trabajadores mineros argentinos, Héctor Laplace, opinó sobre el fracaso del proyecto Potasio Río Colorado, de la necesidad de dialogar y no improvisar. Destacó el fortalecimiento de AOMA y de la capacidad del gremio de estar actualizado y en permanente capacitación.

¿Cuál es su análisis de lo acontecido en Malargüe ante la decisión de interrumpir la construcción del proyecto PRC?

Lo de Vale es sin duda un golpe duro para las expectativas de los trabajadores de todos los rubros. La puesta en marcha de Potasio Río Colorado era un impacto a más de diez mil trabajadores en su etapa de construcción y a un promedio de 7.000 si se hubiera puesto en marcha. Esto incidirá mucho en las economías regionales de las cinco provincias involucradas. La paralización de la construcción es algo menor si los animamos a comparar su funcionamiento, por todos los beneficios permanentes que ésta hubiera aportado al país. Por eso para los trabajadores es un golpe desanimador y demoledor de sueños.

¿Por qué demoledor de sueños?

Sencillo, los mineros sabemos que un yacimiento tiene un promedio de 25 años de vida útil. En el caso de PRC hubiera trasvasado más de diez generaciones. Por eso nos lamentamos más y nos frustramos porque esas miles de fuentes de trabajo, hoy por hoy, no se obtendrán, salvo un milagro.

¿Usted piensa que es irreversible?

No tengo dudas. Empresarios y funcionarios han hecho todo lo posible para que esto suceda y sucedió. No advirtieron las expresiones de los trabajadores cuando hablábamos de improvisación, falta de diálogo, falta de consenso y de hablar claro. Para remontar la construcción de esta planta y poder nuevamente pensar en su puesta a producción habrá que hablar y mucho, volver a tener credibilidad y fundamentalmente a ser serios. Y esto último significa planificar, acordar, pactar, elaborar leyes y solidificar políticas de Estado. Si retomamos estos lineamientos, es posible el milagro de revertir la lamentable, triste y frustrante experiencia de extraer y exportar el potasio de Malargüe.

¿Pero quienes son, para usted, los autores de la crisis en Mendoza?

No hablo de autores. Hay irresponsables que hicieron las cosas en forma improvisada. Una empresa del tamaño de Vale no puede desconocer la coyuntura de un país donde invierte. Hay que ser claros. Es cierto que el gobernador y muchos funcionarios no estuvieron a la altura de los acontecimientos, les faltó agallas o manejo. Pero la empresa, que es la que asume el riesgo de invertir, no puede 18 meses después descubrir que hay inflación o mayores costos. Que si bien, pueden ser una variable de desaliento a la inversión, pero resulta inaceptable que no señalen que el retroceso se sustentó en el valor del potasio y que sus negocios en el mundo no fueron los mejores del quinquenio y que significaron gran parte de su decisión. Esto hubiera sido hablar claro. La empresa ocultó información o por lo menos no la quiso compartir y cuando no pudieron sostener más la situación, exigieron privilegios que el gobierno nacional, con razón, no se los otorgó, caso bajar impuestos o quitar IVA. Conclusión, 10.000 desocupados y más de 250 PyMEs afectadas por la no inversión.

A su entender, ¿los hechos ocurridos con Vale afectarán a la minería nacional?

Sí, no hay duda. Empezamos el año con miles de nuevos desocupados. Pero esto, más la falta de capitales para inversiones de riesgo, son factores que nos hacen prever una disminución en la captación de divisas para explorar y poner en marcha nuevos emprendimientos. Pero a no ser alarmistas. Esto no es la primera vez que ocurre en la minería. Los ciclos de esta actividad en materia económica y las coyunturas adversas promueven diferentes estados de ánimo. Y el dinero desde el exterior no es fácil para todo país convergente que potencialice la explotación de sus recursos. Podríamos entrar en una meseta, pero que se puede revertir en corto plazo. Lo importante es saber mantener los marcos jurídicos estables y que le permitan a la Argentina mostrarse como un destino seguro. No hay que improvisar. Debemos trabajar para que las reglas de juego no cambien; y dialogar para concertar entre los diferentes actores las mejores condiciones. La minería debe tener un debate permanente de cómo mejorar las condiciones y de cómo beneficiar a los más sin que la balanza tienda a inclinarse hacia un solo lado.

¿Para Ud. es una oportunidad la actual coyuntura, esto se puede leer como crisis?

Es una oportunidad, sin duda. De lo contrario pasa esto que experimentamos en el país en los últimos años. Para lo cual podemos citar la aparición de nuevas leyes provinciales en Santa Cruz o Chubut, por ejemplo, para captar mayor renta, los reiterados reclamos sociales sin la atención que se merecen o la falta de consenso para una comunicación sectorial certera. Nos debemos un sinceramiento del verdadero rol de la minería en la sociedad. Un debate profundo de la calidad laboral y la seguridad industrial que aspiramos. Todos los temas que demanden debate pueden tratarse en la actual coyuntura. Que es diferente a cuando se sancionaron hace veinte años las leyes mineras que captaron nueva inversión y a las del boom minero experimentado durante la primera presidencia del compañero Néstor Kirchner. Nos debemos este debate. Todos, sin exclusiones. La minería como trasformadora de las economías regionales debe hacerse sentir y los empresarios deben pronunciarse pero también oír las demandas sociales. Si se pudo hacer hace veinte años sin la rica historia que hoy poseemos ¿cómo no obtener una mesa de consenso institucional en este presente?

Usted citó al presidente Kirchner, ¿lo hace para diferenciar procesos históricos?

Si se lo quiere leer así, está bien. Pero el compañero Néstor se relaciona con la minería desde antes de ser el primer mandatario. Con su gestión en la Gobernación de Santa Cruz se fortaleció FOMICRUZ y se desarrolló Cerro Vanguardia. El supo siempre que la minería es un factor estratégico para la Nación. Y lo reconfirmó como presidente. Nunca dudo de su potencial y así lo plasmó. Con convicción y coraje potenció la industria y captó la mayor inversión de la historia Argentina en una industria de alto riesgo.

Pero ahora aparecen críticas hacia el gobierno por el cambio de reglas, antes analizamos el tema de Vale, pero habría inversiones que no se realizarían por la inflación y medidas económicas antipáticas a los intereses empresarios, ¿UD. que nos puede decir?

Siempre hay quienes se quejan. El dicho dice “el que no llora no mama” y hay un poco de esto. No vamos a negar que existen algunos sacudones que pueden provocar endurecimientos por alguna medida del gobierno nacional. También es cierto que hay cambios de reglas de juego que alteran los marcos legales. Pero las coyunturas cambian. Y los marcos legales deben ser consecuentes con esos cambios. Así como entendimos que los bajos precios de metales perjudicaban la industria en los fines de los años noventa, el proceso de altos valores beneficiaron a esa misma industria. Por eso decimos que debemos sentarnos y acordar todos los actores para generar actualizaciones, aggiornamientos a las leyes. Pero desde el consenso y con acuerdos institucionales. Así como algunos se quejan de los cambios que implementó la Nación, hubo empresas que los absorbieron y continuaron; por eso no pueden hablar ahora de más cambios ya que cuando acordaban, en forma individual, cada uno cuidaba su quinta y eso no va más. Hay que establecer formas que permitan acuerdos inclusivos y generales. No obstante en los últimos diez años nuestra industria creció más de un 1.000 %. Las comparaciones son odiosas y siempre hay insatisfechos que no se sienten identificados. Pero si miramos el archivo hay empresarios que elogiaban este proceso y se sentaban en primera fila a aplaudir al gobierno. La realidad muestra que este modelo económico que lleva adelante la Compañera Cristina Fernández de Kirchner, aún con errores y alteraciones, benefició a la industria. No obstante, también, sería interesante conocer si se elaboró, desde la industria, alguna idea para acercarle a la mandataria y contribuir a una armonía industrial que beneficie y contribuya al beneficio de todos los argentinos. De esto hablo cuando planteo un diálogo institucional serio y con fundamentos. No hay que quejarse sólo en la adversidad debemos dialogar en forma permanente. Entiendo que los empresarios muestran serias deficiencias a la hora de relacionarse y acercar ideas. Deberán cambiar.

¿Usted que recomienda desde la óptica que puede dar un dirigente gremial?

Los trabajadores mineros tenemos mucho que decir y aportar. Aprendimos mucho en este tiempo. Aceptamos el desafío de capacitarnos, crecer, desarrollarnos como entidad gremial y solidificar lo institucional en todo aspecto. No somos espectadores de lujo, concebimos una lectura de la realidad desde el acontecer cotidiano. No nos enteramos de lo que pasa en el país y en el mundo por las nuevas tecnologías, desde hace un largo tiempo éstas son utilizadas para renovarnos más allá de los medios de comunicación. Tratamos, y nos esforzamos, de estar actualizados y unidos a nuestros pares en el Mundo como fue a través de la FITIM o como hoy lo hacemos desde IndustriaLL. Ambas resumen el espíritu del trabajador industrial en el mundo. Opinamos desde la experiencia y el conocimiento; y estamos ansiosos de compartirlo. No soy quien para recomendar, sí represento a miles de trabajadores que sabemos lo que deseamos para tener un país que desarrolle la minería. Hacemos sentir nuestro pensamiento y lo exhibimos con convicción.

aoma laplace

Observamos que AOMA ha desarrollado una fuerte presencia institucional ¿Cómo se sigue?

En el día a día junto a todos los compañeros, estén donde estén. Donde hay un minero allí está AOMA. También crecemos desde la capacitación gremial y desde la asimilación de nuevos conocimientos. Revalorizamos a diario el compromiso de estar junto a cada afiliado. No sólo a la hora de buscar un mejor rédito salarial, lo hacemos desde la Obra Social con mejores prestaciones y con la prédica de superarnos para tener siempre la posibilidad de crecer y ser solidarios, comprometidos y leales. No renunciamos a que nuestro norte es el bienestar del trabajador y trabajamos para llevarle una mejor calidad de vida.

Fuente: El Obrero Minero

[sws_divider_top]

[sws_button class=”” size=”sws_btn_small” align=”sws_btn_align_right” href=”http://lavetaradio.net” target=”_self” label=”volver” template=”sws_btn_gray” textcolor=”” fontweight=”normal” bgcolor=”” bgcolorhover=”” glow=”sws_btn_glow” btnwidth=”” textalign=”center”] [/sws_button]

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.