[metaslider id=5000]

Entrevista a Julio Ríos Gómez

By on septiembre 8, 2016

Entrevista a Julio Ríos Gómez: Presidente del SEGEMAR

Estamos con Julio Rios Gomez presidente del SEGEMAR. Julio, ¿cómo estás?

Buenas tardes a vos y a todos los oyentes de la radio

Gracias Julio. En primer lugar gracias por atendernos. No te vamos a robar mucho tiempo. Se que estás con reuniones seguidas y en algunos minutos tenés alguna pendiente. Así que gracias por esta oportunidad. La idea es básicamente preguntarte de estos meses hasta el momento, del inicio de la nueva gestión, estamos viendo el slogan que está teniendo el SEGEMAR, que tiene que ver con los desafíos en el nuevo milenio. Y a raíz de esto se están suscitando determinados eventos, conferencias, charlas en algunas provincias brindadas a especialistas, universitarios y público en general. Me gustaría preguntarte puntualmente estos desafíos. ¿Dónde están orientados y cuál es un poco la ida y vuelta que están teniendo en el SEGEMAR con esta serie de conferencias que vienen desarrollando? Entiendo que la última fue hace pocos días en la provincia de Salta.

Va a ser dentro de pocos días. Va a ser la semana que viene con el tema del comienzo de la feria Argentina Mining. En ese ámbito se va a desarrollar este tercer seminario que vamos a dar en conjunto también con el inicio del XI congreso de geología económica. Entonces, ¿cuál es el fundamento de todo esto? El fundamento es que cuando nosotros llegamos en primer lugar acá, a SEGEMAR, nos encontramos con una entidad que estaba realmente no te digo abandonada, pero sí bastante detenida en la falta de presupuesto, de incentivos en personal, en profesionales. Una planta en parte sin renovación de los cuadros, desde el punto de vista del trabajo interno, y luego una desaparición del mercado de trabajo y de servicios ya que no estaban trabajando en el último tiempo como había trabajado  siempre el SEGEMAR  a través del INTEMIN, instituto tecnológico minero, en apoyo a la industria o a las pequeñas pymes y medianas mineras industriales. Entonces un poco la idea fue volver a instaurar el esquema de SEGEMAR. No nos olvidemos que el SEGEMAR está compuesto por dos institutos: el IGRM que es el instituto de geología y de recursos mineros que es científico fundamentalmente y el INTEMIN que es el instituto de tecnología minera que es fundamentalmente técnico aunque también tiene investigación científica y aplicabilidad técnica. Entonces veíamos que en realidad había un desconocimiento. En los últimos años SEGEMAR había perdido su presencia en las universidades, en los cuerpos docentes, en la importancia y en el relieve que tenía profesionalmente décadas anteriores, como ser la entidad que mejor lleva adelante todo el relevamiento cartográfico geológico y minero de Argentina. Con un alto nivel de standard que hasta el día de hoy es reconocido en los países del conosur de América. Y esa escuela es la que veíamos que hoy había perdido su prestigio, su presencia, como también había perdido su presencia dentro de las empresas que pueden hacer estos trabajos e informes. Entonces esa fue una de las condiciones que decidimos mostrar en SEGEMAR y mostrar qué SEGEMAR queremos, en qué marco lo queremos y cómo lo queremos. Porque estamos armando programas de trabajo, equipamiento, tecnología, que no es para cuatro años. La idea es que estamos dotando un SEGEMAR para el 2030. Esto es la idea que estamos difundiendo y vamos a seguir difundiendo.

Y todo este trabajo que tiene que ver con el reacomodamiento de las delegaciones y los nuevos centros regionales, ¿de dónde surge esta visión; justamente por estas carencias que notabas a nivel provincial?

Tiene mucho que ver. Muchas gracias por preguntarlo. Tiene mucho que ver con el tema de que las provincias son las dueñas de los recursos del subsuelo. Entonces sabemos que con la modificación de la constitución en 1994 los recursos naturales quedaron en manejo de las provincias como debió ser. Entonces hoy La Nación debe consensuar con las provincias su programa de trabajo. Nosotros, por creación de SEGEMAR, hay varias leyes nacionales que nos pone el estudio y la confección de las llamadas hojas geológicas, que tiene una escala determinada, que son mapas, son planos que representan la geología de todos los sectores que cubren la Argentina, con un tamaño determinado, que con numeración van cubriendo todo el país. Hay distintas escalas. También tenés las hojas estalogénicas, es decir, de genes y mineral, aquellas que permiten saber que posibilidades económicas mineras hay en distintas regiones. Eso es por ley. Pero durante mucho tiempo, en los últimos años, el SEGEMAR trabajó persé, sin tener relación con las provincias. Hoy no debe ser así. Para eso se ha vuelto a instaurar El Consejo Federal Minero , para eso creemos que las políticas mineras se tienen que consensuar con las provincias, especialmente con aquellas que tienen desarrollo minero y que la consecución de toda esta construcción y emisión y publicación de hojas geológicas y metologénicas y ambientales que también hacemos, tienen que ser con una lógica de equilibrio y coordinación con las provincias, que son las dueñas de los territorios donde estamos haciendo los estudios. A veces algunas de estas hojas ocupan dos y hasta tres provincias. Tenemos que tener relación con las tres provincias para que entiendan la importancia y que ellas nos digan cuáles son los lugares que más necesitan. Sea que tienen un problema de contaminación por el tema de verido de industriales, o de inundación cuando suceden lluvias excesivas y entonces se necesita estudiar el material rocoso y ver que posibilidades tenemos de poder manejar el problema. Eso es lo que nosotros empezamos a elaborar. Esa relación con las provincias, con convenios, establecer prioridades y programas de trabajo. Eso se traduce en que de las once delegaciones que teníamos nosotros a lo largo y a lo ancho del país, había algunas regiones del país que no estaban cubiertas y había otras que estaban cubiertas, a lo mejor, con dos delegaciones, cuando, en realidad, con una sola era suficiente para trabajar.

¿Qué regiones no estaban cubiertas, por ejemplo?

No estaba cubierto todo el NEA, lo que es Mesopotamia. Nunca hubo una delegación. En la historia del SEGEMAR, en la historia de la Secretaría de Minería de La Nación nunca hubo una delegación en la Mesopotamia. Otra provincia que no tenía una delegación del SEGEMAR era Neuquén, una de las provincias más ricas en recursos naturales, especialmente en petróleo, y a su vez muy rica en recursos mineros. O la provincia de Santa Cruz. El año pasado produjo un millón de onzas de oro y que tampoco tuviera una delegación de SEGEMAR… Había errores. Todos estos planes, estas delegaciones, se implantaron hace cuarenta años y el mundo ha evolucionado. Y las condiciones también evolucionaron y el conocimiento ha evolucionado. Esto es cambiante. La naturaleza no es una cosa rígida. Vos tenés que ir adaptando también las delegaciones, las tecnologías, los centros de desarrollo a los lugares que vos crees más importantes. Y algunas delegaciones quedarán reducidas a poca gente y otras van a quedar como regionales. Pero dentro de esos once centros hay tres nuevos. Uno es el NEA que la decisión es instalarlo en Corrientes, el otro es Neuquén y el otro es Santa Cruz, que estamos en tratativas con los gobiernos provinciales. En el caso de Santa Cruz para instalar uno de los centros más importantes. En el caso de Neuquén vamos a instalarlo en la ciudad de Neuquén junto con el observatorio de monitoreo tecnológico y en el caso del NEA en Corrientes porque es un lugar clave para poder atender todas las provincias del NEA: Chaco, Formosa, Misiones, Entre Ríos, norte de Santa Fe y Santa Fe inclusive. Es importante y es uno de los temas que venimos marcando en estos seminarios que venimos avanzando en convenios muy fuertes.

¿Y cuál es la vuelta de parte del auditorio de estas presentaciones de parte de ustedes?

Del punto de vista industrial hay muchas cámaras de productores mineros o industriales de ver la importancia que tiene SEGEMAR. No nos olvidemos que el SEGEMAR es el único organismo…

Primero pertenecemos a la secretaría que plantea las normas y los protocolos a llevar a cabo en todo lo que es industrial y la segunda entidad a la que formamos parte, y formamos parte de la comisión directiva, es el Organismo Argentino de Acreditación. ¿Qué significa esto para el país y para SEGEMAR en especial? Que nosotros somos la única entidad que certifica la calidad de la materia prima de origen mineral y de los productos que son exportados fuera del país y que deben cumplir con las condiciones que exigen las distintas regiones del mundo donde se reciben esos productos. Entiéndase la Comunidad Europea, entiéndase Estados Unidos, entiéndase los países Asiáticos. Cada uno tiene condiciones especiales para vidrios, para refractarios, para cerámicas… y nosotros somos los que precisamente certificamos la calidad del producto que sale de exportación y aquellos productos que no lo tienen, no lo certificamos. Entonces es muy importante nuestra presencia.

Estamos con el Belgrano Carga. Renovar y mejorar el tren de carga. Comenzamos con 1500 kilómetros de renovación de todo un ramal que va desde Santa Fe hasta el sur de Salta. Que va hacer cambios de vías, de durmientes y de la piedra molida que es el balastro. Su función es disipar todas las ondas que genera el traqueteo del tren. ARIF ha confiado en nosotros, estamos trabajando en conjunto a través de convenios para evaluar las canteras de rocas que vamos a usar. Esto requiere una serie de ensayos y niveles de certificación muy importantes. Y lo hemos comenzado hacer en Santiago del Estero, en partes de Córdoba y vamos a seguir hacia el norte en Salta y Jujuy. Están muy conformes con el trabajo que hemos hecho y como te dije, somos el único organismo que puede tener ese nivel de certificación y aprobado a nivel nacional.

¿La apoyatura que ustedes brindan es pura y exclusivamente a los organismos de dimensiones mineras en las provincias o también tienen aportes a alguna pyme, alguna empresa en particular que, por ejemplo, necesita una huella minera para avanzar con algún pequeño proyecto productivo o una metalífera? ¿Qué tipo de acompañamiento SEGEMAR puede estar en condiciones de brindar a una pyme minera?

En principio nosotros hacemos un análisis de la calidad de material y certificar que el material que ellos están generando o que tienen para generar, tiene las características técnicas de composición exigidas por el mercado nacional e internacional. Eso en primer lugar. En segundo lugar estamos trabajando con acuerdos, con los pedidos que nos hacen las empresas, que vienen acá y nos solicitan, donde les brindamos todos los análisis profundo del material que tienen ellos, su materia prima y cuáles serían, por su composición, por su calidad, los sectores donde podrían trabajar o intervenir como producto comercial. Y eso lo hacemos simplemente con cualquier empresa que viene. Después tenemos convenios con cámaras o con entidades para realizar y desarrollar en forma regional.

Una pregunta un poco más política ¿cómo estás viendo la actividad por estos días? Desde una óptica vemos que las empresas están un poco más contentas, más entusiasmadas. Lo que en principio se proyectaba para el segundo semestre ahora se está pensando para el próximo año. Y por el otro lado también escuchamos algunas voces con un poco de incertidumbre y están esperando la llegada de las inversiones. Te pregunto esto porque sos un actor importante en la actividad y tenés una vinculación directa también con Daniel Meilan, el Secretario de Minería de La Nación. ¿Cómo están observando el panorama de estos días?

Mirá, yo soy una persona muy optimista y sobre todo en el tema de lo que estoy viendo. Veo, escucho y leo. Por ahí no llegaron las inversiones que se esperaban, que todavía está demorado, y eso es cierto. Hay una demora en confiar. Fueron muchos años de no cumplimiento de Argentina en los mercados internacionales, de faltar de su palabra, de no respetar las leyes que Argentina tenía en materia de inversión. A pesar de que hemos demostrado desde el principio nuestra actitud pro minera y levantar todas las barreras macroeconómicas que se habían generado en etapas anteriores, eso tarda. Sin embargo, a pesar de que algunos opinen lo contrario, ya hay movimientos claros y concretos. El hecho de que aparezca una empresa como Fortuna Silver, Fortuna Silver es una empresa que compró y decidió poner en marcha un proyecto Lindero en la provincia de Salta. Un proyecto de oro en plena puna salteña, que demuestra algo muy importante, que es que no estuvo nunca en el país. Ni siquiera participó como empresa de exploración. Directamente decidió frente a lo que había sucedido, los cambios que había de devolverle la competitividad de las leyes argentinas, decidió comprar el proyecto y decidió comprar la empresa que lo tenía y decidió ponerlo en marcha. Que es lo que hoy están los técnicos de ellos en Salta y trabajando para llevar adelante el proyecto. Eso ya es un tema importante. El segundo tema, por ejemplo, es la finalización de la licitación que llamó la gente de Neuquén. Se presentaron cuatro empresas y ganó la ucraniana-chilena. Y con más de 150 millones de dólares de oferta. Estamos hablando que la empresa inglesa-peruana está pensando en inversiones directas de más de 200 millones de dólares y a lo largo de unos pocos años llegar a los 500 millones de dólares. En este caso estamos hablando de poner ya en marcha con una inversión de 150 millones de dólares. A parte de eso, en esta etapa ya hay proyectos claros de continuar la exploración en el caso de San Juán. En los proyectos que ya están decididos a continuarse y se están evaluando un par más que van a continuar y en el sur también ya hay decisiones de continuar.  Yo invitaría a que en marzo nos juntemos y veamos los números finales de la campaña de verano, que inversión ha habido y nos vamos a sorprender porque esperamos varias veces, cuatro o cinco veces más, la inversión que hubo en los últimos años cuatro años. No uno solo. Los últimos cuatro años.

¿Qué falta para estos grandes proyectos? ¿Más confianza? ¿Qué pase un poco más de tiempo?

Yo creo que en ese caso la confianza está. Si tuviéramos un precio del cobre el doble de lo que está hoy día te puedo asegurar que hoy tendríamos ya cuatro proyectos con la gente moviéndose y tratando de invertir. Hay que ver también que el cobre tiene el valor más bajo de los últimos ocho años y con costos que no han bajado. Costos que se han mejorado. Entonces tenemos una estrechez de rentabilidad en proyectos muy grandes con inversiones muy grandes. Yo creo que hoy todavía no están dadas las condiciones a nivel internacional de inversiones para poner en marcha eso. Sin embargo vas a ver como de esos cinco proyectos, por lo menos, dos o tres en este verano van a tener tareas de exploración o de complementación. Y eso no son pocos pesos que van a entrar en el país y que van a asegurar, que van a terminar de afianzar el valor económico que pueden tener.

Bueno, Julio, te agradecemos mucho. Algunos mensajes saludándote

Saludos a todos los amigos

Julio, muchísimas gracias por esta comunicación en La Veta y en cualquier momento nos encontramos nuevamente para otra charla

Muchísimas gracias a vos y a toda tu audiencia. Un gran saludo a la distancia a todos.

VOLVER

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.