[metaslider id=5000]

Entrevista Hernan Vera

By on julio 19, 2016

Entrevista Hernan Vera

– Bueno, Hernán, Axel te saluda. Muchas gracias por poder disponer de tu tiempo. Como te decía Diego, el reporajee ha tenido una amplia repercusión. Queríamos aprovechar, para aquellos que no conocen tu trayectoria les recordamos que tenés muchísimas horas de montaña y de la profesión desde el punto de vista de las empresas mineras.

– Si, mas de treinta si es que excluyo el trabajo forzado al que me obligo mi viejo en su cantera famosa de Mármol.

– Una pregunta que tiene que ver con las entrevistas que hacemos todos los miércoles, tiene que ver con la industria, con la economía local y global, tiene que ver con como ves, y que necesita el empresariado argentino de cara a la industria minera? Como estamos, como lo ves? Vamos bien? Se pueden hacer mas cosas?

– Yo creo que estamos bien si consideramos la poca experiencia relativa que tiene el país en relación a jugarla en las grandes ligas de la minería internacional. No tiene mas de quince, veinte, años. Cuando hablamos de países de la región nada mas, como Chile, Perú, Brasil, México, ellos tienen en algunos casos mas de cien años. Somos el chico de jardín comparado con otros. Asi que nos falta. Tenemos que hacer un gran recorrido. Ese es el lado negativo, que también puede verse como algo positivo. Podemos capitalizar y usar la experiencia de otros para hacerla mejor. Yo creo que tenemos cosas buenas de experiencias de otros y de las nuestras propias de los últimos veinte años como para hacerla mejor y llegar a un nivel de excelencia. Y en lo que falta, faltan buenos precios. Cuando hay buenos precios, uno se motiva y se pone mas optimista y dan mas ganas de empujar. Ahora no está ayudando mucho el contexto internacional, pero excluyendo eso en contexto internacional el país está bien. Después, la minería, es un tema más que nacional es un tema local, provincial y municipal. En esa instancia, cada proyecto, cada región tiene sus bemoles y sería una charla muy larga para estar detallando y pormenorizando lo que faltaría o que se podría mejorar en cada una de las regiones.

– Siendo optimistas, entendemos que mas allá de las condiciones de mercado y para no hablar de temas políticos y volver a mi pregunta aprovechando tu visión y tu experiencia, estamos en jardín de infantes… ahora, el sector privado, y siendo optimistas y teniendo en cuenta que queremos mas proyectos produciendo, el sector privado tiene que hacer más cosas todavía como para poder hacer un equipo y poder acortar tiempos de cara a esos países que nos llevan mas años de industria y mas años de vicisitudes que hay que aprovechar para nuestro lado?

– Bueno, el sector empresario ha hecho un trabajo denodado en estos años. Yo creo que hay que rescatar que algunos proyectos en particular fueron pioneros para establecer y asentar una industria nueva en un país que la desconocía, por lo que nos dimos de bruces muchas veces. Ese es un mérito que por ejemplo otro empresario en Argentina no tiene que atravesar. Digamos, viene un banco, y se establece una comunidad y establece sus sucursales y nadie le dice nada, y nadie le pide el nivel de exigencia que se tiene con una minera. Si se abre una estación de servicio, levantan un edificio y te tapa la visión que tenias, y la gente esta un poco acostumbrada a eso y los gerentes no tienen que sufrir el nivel de demanda y de exigencia de la industria. Todavía nos quedan asignaturas pendientes que son desafiantes porque hay que trabajar un poco más en que doña Rosa o don Ramón se sientan tranquilos y vean a la industria minera no como una industria invasiva que llega a su pueblo y a su comunidad y que le desacomoda los paradigmas sociales y culturales que tenían hasta ese entonces, sino al revés. Somos nosotros los que tenemos que adaptar a los paradigmas culturales y sociales del lugar donde nos establecemos. Creo que eso es una transición y que vamos por buen camino. En algún momento vamos a entender que esa es la realidad del lugar donde nos tenemos que establecer.

– Que tendría de acuerdo a tu experiencia, que hacer definitivamente, el sector para no poder otra vez lograr equivocarse y para que este proceso de la minería nacional tenga un desarrollo y un crecimiento, mas allá de los contextos y de los precios, para que sea sostenible en el tiempo y para que no esté sujeto al jugador del momento y para que no parezca que hay que empezar de nuevo cada vez que cambia el gobierno?

– Creo que es inteligente tu pregunta, en cuanto a cómo capitalizar y sacar frutos no solo del gobierno este último que se fue, sino del anterior también. Yo creo que primero tenemos que poner los pies sobre la tierra en que este boom de las comodities de la década pasada, difícilmente se repita. Yo tengo la suerte o la desgracia de tener varias décadas de profesión y este ciclo ha sido extremadamente llamativo por su duración y por su tamaño. Tan llamativo, que tengo mis serias sospechas de que vaya repetirse por lo menos en las próximas décadas. Con lo cual, de algún modo establece un rango para nuestras expectativas generales y no quiero ser con esto negativo. Acá tenemos un campo que fue un boom, que vendió soja a 600 dólares. Hoy la vende a 400 y aun así el campo es un motor de desarrollo sumamente atractivo. Ahora, ese boom de 600 difícilmente se repita aunque 400 siga siendo muy bueno para el campo. Nosotros tenemos que establecer una meta en los que 400 equivalente en término de valores de comodities de metales, sean motivadores para la industria. Quiero sacar de la cabeza muchos stakeholders que el cobre va a llegar a 1700 o a 4 dólares en algún momento. Por ende, bajamos un cambio y estamos un escalón por debajo de eso, con una expectativa más realista y más humilde que nos hace trabajar sobre lo micro, menos centrado en la ola. En lugar de estar en una tabla de surf montado en la ola, capaz que si nos damos un baño de realidad, nos damos cuenta que a lo mejor tenemos que ir en un kayak, no ya arriba de un windsurf. Tenemos que estar muy conscientes de que ha llegado la hora en que tenemos que remar, todos metidos en el mismo barco. El grado de esfuerzo que tenemos que hacer es un poco mayor. Entonces, una síntesis seria darnos un baño de realidad y saber que vienen años en los que vamos a tener que remar. No va a ser cuesta arriba ni se nos va a caer el mundo encima, pero no va a ser la década que pasó.

– ¿Lo que se viene es una minería más eficiente, ese es el concepto?

– Sin duda. Eficiente significa eficiente de todos. No solo el empresario que está manejando una empresa grande. También los proveedores, los sindicatos, las empresas constructoras, los estados con sus impuestos, los municipios con su tamaño y eficiencia. También el nivel de educación en las universidades. Tenemos el desafío de ser eficientes todos. Muchas veces cuando hablamos de eficiencia, la palabra directa o indirectamente nos lleva a apuntar todos al sector empresario. Sin duda, que tenemos una porción relevante de esa eficiencia pero cuando hablamos de eficiencia tenemos que referirnos a todo porque si no es inequitativo y si no va a ser una eficiencia de corto plazo. Cuando un solo sector de un país es eficiente y no se traccionan todos del mismo todo, termina cayéndose, siendo de corto plazo. Entonces, adhiero a ese concepto en el que todos nos tenemos que poner las pilas y pensar cómo podemos contribuir a ser más eficientes y sacarnos de la cabeza que la eficiencia viene si o si de una devaluación donde mágicamente tenemos un veranito, pero que si no somos creativos ese veranito se termina.

– ¿Cuándo crees que realmente se va a empezar a sentir la reactivación minera en Argentina? Los capitales exploratorios siguen expectantes, pero aún no se juegan a invertir. Entonces, que más nos falta?

– Yo creo que nos falta todavía trabajar en dar señales al mundo inversor internacional de que hemos tomado aprendizaje de lo ocurrido años atrás, y sin ningún tipo de connotación política. No me quiero poner en juez de nadie, pero todos sabemos que en los últimos años, y desde que se redactó aquella famosa ley de inversiones mineras hasta hoy, en los últimos veinte años han pasado muchas cosas que se podrían haber hecho mucho mejor. El inversor extranjero está atento a esto, y lo conoce. Globalmente hubo un conflicto social, problema sindical, hasta un problema de fuerza mayor se conoce internacionalmente. Entonces, cuando se toma una decisión de inversión no se toma solamente por condiciones macro, sino también por condiciones micro. El inversor percibe que el paíse al cual va a invertir haya aprendido y haya superado tiempo atrás. La ley de inversiones mineras tuvo la virtud de que se pararon en ese instante, observaron para atrás, y lograron entender e interpretar cuales habían sido las dificultades que habían sufrido aquellos que quisieron invertir en la Argentina previo a esos años y lo tradujeron en mecanismos no solo legales sino también de actividad política concreta y lograron de alguna forma brindar alivio a los temores que tenían los inversores en ese entonces. Creo que tendríamos que hacer algo parecido. Mirarnos hacia atrás, pararnos en el presente, que cosas se podrían haber hecho mejor, que cosas se podrían reforzar y alentar a que se continúen e idear los mecanismos políticos, institucionales, jurídicos, económicos, que le den señales a los inversos extranjeros que tomamos aprendizaje de lo ocurrido y que tenemos una voluntad conjunta de superarlos y de lograr darle estabilidad no solo jurídica sino también comunitaria, social, económica al inversor que venga. Me parece que todavía tenemos que dialogar mucho entre nosotros, digerir bien lo que nos pasó y lograr propuestas de superación.

– Hay palabras claves en tu comentario. La palabra aprendizaje, expectativas, y esta comparación que tiene que ver con la comparación con el Campo. LA minería, justamente no tendría que generar expectativas solo con la cresta de la ola, sino estar un poco más abajo, para que si llega el pico hacia arriba nos sorprenda. Comprendí bien?

– Totalmente. Y eso lleva a pensar y a concluir en términos económicos en generar una industria que sea capaz, lo suficientemente fuerte como como para que pueda capear los vaivenes de los precios internacionales. En eso tenemos que ser competitivos. Yo siempre recuerdo que en algunos momentos, nuestro país vecino chile, cuando el cobre estaba en su momento a unos 50 dólares la libra, sin embargo, a través del empresariado local, se establecieron mutuamente como meta ser capaces una producción de cobre en los 80 centavos de dólar. Y fueron bastante inteligentes, porque años después, el cobre tuvo un valor de 77 centavos y pudieron capear el temporal Cayeron empresas ubicadas en otros países, en Australia en EEUU, sin embargo nuestros amigos chilenos fueron capaces de superarlo. Creo que tenemos que hacer algo como eso. Y eso no significa bajar salarios, pagar menos impuestos. No nos vayamos a las soluciones radicales. Trabajemos para que cada uno de nosotros sea lo más productivo que sea. No podemos generar una sociedad donde el que es más productivo termina cargando la culpa de quien no es productivo. Tenemos que generar un sistema de reconocimiento, a un fuerte contribuidor social que es el sector que es más productivo. En cuanto a temas sociales tenemos que buscar mecanismos de dialogo, de interacción, de muto entendimiento con aquellos sectores, aquellas comunidades que han tenido de alguna forma rechazos y en algunos casos rechazos justificados, en contra de la minería. Tenemos que ver que estos vecinos, o esos habitantes que tengan la capacidad de tener canales de participación, de información de manera tal que no se generen estos aspectos violentos que sin duda dañan a la industria y la hacen menos sustentable porque para el inversor extranjero el hecho de tener en una determinada provincia pone un manto de duda a veces hasta en el mismo país. Tenemos que ver cómo vamos a solucionar de una manera civilizada y respetuosa estos conflictos sociales. La seguridad jurídica es importante, pero también la productividad y los desafíos sociales relacionados con los conflictos que todos conocemos.

– ¿Que estás haciendo ahora, que estas planificando a nivel personal?

– Bueno, estoy tratando de trabajar en generar posibilidades y proyectos que sean sustentables desde lo social y desde lo económico de manera tal que se puedan transformar en proyectos concretos y se puedan cristalizar. Tengo la suerte de conocer muchas provincias del norte al sur, muchas idiosincrasias. Tengo cuatro hijos, y cada uno nació en una provincia distinta. Voy a tratar de trabajar en esto, tratando de tomar el rol de empresario y de alguna forma poner mi granito de arena en esta nueva etapa que espero que surja en la minería argentina. Mucho o poco se lo debo a la minera a la cual le tengo profundo agradecimiento y reconocimiento. En estos años que me quedan de profesión ojala los tome desde un lugar diferente y Dios quiera que pueda poner mi granito de arena al país.

VOLVER

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.